En aquella época no se empleaba el título de Maestro ni tampoco el término Dojo: lo habitual era decir profesor y gimnasio. Mi primer profesor fue en el año 1963 Sergio Madrigal, entonces 3er dan y uno de los pioneros. Hombre muy correcto, que vivía con pasión el Judo pero no vivía de ello. Esto era en el gimnasio Judiscen.

Un año después aproximadamente le sustituyó Félix Granados, 3er dan y antiguo compañero del primero, quien aportó un grupo de alumnos, la mayoría de Vallecas, y todos ellos muy peleones (Chema, Fraile, Pepín, Rafa…). Este hombre estaba muy implicado con sus alumnos y participaron en muchas competiciones. Finalmente crearía su propio club: el Randori.

Le sustituyó Félix Arribas, 3er dan, que impartía las clases L, X y V tarde. Los domingos por la mañana las daba Chinchurreta, que había sacado su 1er dan hacía poco en San Sebastián. Félix Arribas era Guardia Civil y daba clases de defensa personal a la escolta de Franco en El Pardo. Corría el año 1965 y casualmente yo hacía el servicio militar en transmisiones en El Pardo. Me consiguió un permiso y podía asistir a sus clases por la mañana con la escolta. Fue una bonita experiencia porque el grupo era de gente bastante mayor que yo y de una gran fuerza y envergadura, pero me trataron muy bien. Este profesor fue muy cariñoso conmigo y me daba todo tipo de facilidades. Era además árbitro y tuvo que dirigir algunos combates míos en diferentes ocasiones.

Ya conseguido el cinturón negro, me propusieron dar clases en un nuevo Dojo, el Coyrema, más próximo a mi casa, en Embajadores. Allí comencé a enseñar lo poco que sabía, con toda la ilusión de la juventud. El Coyrema contrató también a Ozawa, que aterrizó con varios seguidores, más tarde grandes campeones: De Frutos, Agustín Meléndez. Ozawa era un judoka auténtico: había sido campeón universitario de Japón. Sólido y conocedor de la técnica, dejé de dar clases y me puse a estudiar con él. Marcaba unas técnicas con tal potencia que el impacto contra el tatami era demoledor. Hice una gran amistad con él y me demostró que un 1er dan no es “casi nada”.

Más tarde se trasladó a otro Dojo y vino a sustituirle Fidel Julián, inspector de Policía e instructor de defensa en la Academia de Policía de Madrid. Era frío y distante. Muy fuerte, de gran corpulencia: pesaba 140 kg. Había sido campeón de España y entrenaba en el Dojo de Fernando Franco, el Samurai. Naturalmente, era un hombre competidor, muy exigente y eficiente. Me hacía practicar con él y era poco menos que imposible. Por primera vez luchando en el suelo y sometido a su control, perdí el conocimiento y tuvieron que reanimarme. Contrariamente a su aspecto, era un hombre instruido, con afición a la poesía. Me dio muy buenos consejos y me manifestó su amistad, haciéndome esforzarme siempre al límite.

Gracias, Fidel.

Judo

1967 Campeonato de Castilla celebrado en el polideportivo del General Moscardo. Tomás Sánchez consigue la medalla de bronce. En la foto marcando al contrario, un punto, ejecutando una proyección de hombro de izquierdas. Al fondo de la foto se ve aplaudiendo a mi profesor Fidel Julian.

2 1967 Gimnasio Coyrema T.Sanchez y Uzawa como maestros de Judo acompanados por unos amigos Japoneses

1967 En el gimnasio Coyrema; T. Sánchez y Uzawa como maestros de Judo acompañados por unos amigos japoneses.

3 murcia 1967

Viaje a Murcia Para la prueba del examen.

4 1967 T.Sanchez con Wily en los exámenes de Murcia de Dan (5)

1967 T. Sánchez a finales del año 66, había sacado los puntos necesarios en la primera prueba para el examen a cinturón negro. Meses más tarde se presento con sus compañeros; Sanz 2º Dan y Willy 1º Dan, al segundo ejercicio que era el teórico consiguiendo, finalmente, el grado de 1º Dan. En la foto podemos apreciar los vehículos de la época, la Vespa y el seiscientos.

5 1968 Campeones de España competición en Segovia entre ellos Refael Ortega,José Luis de Frutos, Agustin Menendez... y participa T.Sánchez(2)

1968 T. Sánchez participa en una competición de cinturones negros que se celebró en Segovia. En la foto podemos identificar a los que más tarde serían los campeones de España e internacionales; es el caso de Rafael Ortega, José Luis de Frutos, Gonzalo Villasante y otros.

6 T Sanchez y Kobayasi 9 Dan en Portugal 1985

T. Sánchez tiene la ocasión de conocer en 1985, y celebrar una demostración conjunta de Aikido y Judo, al maestro Kobayasi 9º Dan de Portugal. Un personaje de leyenda en el mundo del Judo.

7-1984-Oct-Madrid-Anton-Ges

Por la izquierda Rafael Ortega, Jesús Calvo seleccionador nacional de Karate, Anton Gesin Campeón Olímpico de Judo, T. Sánchez y Jose Luis de Frutos.

Comparte: